Restaurante Lugarejo | En un lugar de la Mancha… Lugarejo
705
post-template-default,single,single-post,postid-705,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

En un lugar de la Mancha… Lugarejo

El proyecto arquitectónico de Lugarejo consistió en el diseño exclusivo de un restaurante ubicado en el corazón de la Mancha que pretendía fusionar tradiciones e innovaciones culinarias en un espacio cargado de personalidad, entre lo moderno y lo industrial. Los arquitectos encargados de ello fueron Francisco Montoya y David Abancens. El toque inacabado de ciertos materiales se pensó para invitar a los comensales a emprender un viaje a través de texturas y colores donde todo, incluida la comida, fueran ingredientes únicos de una receta en personal en la que el propio chef no deja de ser el cliente. De esta forma, la combinación de ciertos elementos quedaría a expensas del gusto del cliente, ofreciendo una variada carta y una amplia selección de vinos en un ambiente distendido.

Con el objetivo de que el comensal se sienta en un ambiente nuevo, el restaurante se cerró completamente al exterior, contando con un único acceso de paso a un ambiente de 6 metros de altura y una cubierta dentada que permite jugar con la luz natural en el espacio interior. La totalidad de la sala de comidas, diáfana, combina muros de ladrillo en bruto y hormigón visto en color natural, con instalaciones, mobiliario de metal, madera, toques vegetales y transparencias. Estas últimas permiten al cliente ser testigo, de primera mano, de todo lo que sucede en la cocina a través de los huecos que deja una estructura metálica a modo de estantería. Un patio trasero sirve para dar profundidad al espacio, iluminar la sala, y crear un área más personal, separada del resto y acondicionada para ocasiones más privadas tanto en invierno como en verano.

En general, la sala se concibió como un espacio familiar y novedoso que transmitiera la sensación de sentirse como en casa gracias a los libros, vajilla, plantas, alicatado blanco y otros toques de color que invitan a recordar el hogar. En definitiva, un lugar de vanguardia dentro de la tradición que late en las tierras del Quijote.

No Comments

Post A Comment